Blogia
La historia interminable II

El albatros

El albatros

Por distraerse, a veces, suelen los marineros
Dar caza a los albatros, grandes aves del mar,
Que siguen, indolentes compañeros de viaje,
Al navío surcando los amargos abismos.

Apenas los arrojan sobre las tablas húmedas,
Estos reyes celestes, torpes y avergonzados,
Dejan penosamente arrastrando las alas,
Sus grandes alas blancas semejantes a remos.

Este alado viajero, ¡qué inútil y qué débil!
Él, otrora tan bello, ¡qué feo y qué grotesco!
¡Uno quema su pico, sádico, con la pipa;
Otro imita,cojeando, al planeador tullido!

Es igual el Poeta al señor de las nubes,
Que habita la tormenta y se ríe del arquero.
Exiliado en la tierra, sufriendo el abucheo,
Sus alas de gigante le impiden caminar.

Ch. Baudelaire

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres